¿Tienes problemas para dormir?
¿Tu sueño es interrumpido por estornudos, tos o dolores?

Llega un punto en la vida de sus colchones que ya no puede proporcionar a tu cuerpo el apoyo que necesitas para obtener una buena noche de sueño. Quizás sea el momento para te decidas que tu colchón esta inservible.

 
En un lapso de 8 años, la cómoda cama que con la que solías soñar cayendo cada noche, comienza a desgastarse y convertirse en bultos o hundimientos. Después de todas esas noches de sudoración, sacudidas, giros y acumulación de polvo, es hora de considerar hacer un cambio. Comprueba la fecha de producción  revisando la etiqueta en tu colchón y asegúrate que no ha pasado su tiempo de vida útil.

A medida que tu colchón envejece, acumula polvo, sudor, piel muerta y ácaros del polvo. Si han pasado más de 8 años desde que compraste tu colchón, considera que han habido mejoras. Podrás encontrar innovaciones en: la tecnología en el colchón, la creación de soluciones de descanso para diversos tipos de cuerpo y los problemas de salud del sueño.  Entre las tecnologías podrás encontrar: látex, espumas de memoria con materiales de enfriamiento,  bases ajustables con características de masaje, un colchón que brinde el soporte adecuado te ayudará a rejuvenecer y dormir mejor cada noche.

Limpiar el pasado

¿Sabías que un colchón que se ha utilizado durante 8 años o más contiene 13,6 veces más contaminantes que un colchón nuevo? Si los ácaros del polvo, hongos y bacterias pueden ser la causa de estornudos sin fin y el asma. No sufras más – tu familia merece dormir feliz.

Cada día tu cuerpo libera hasta 1,5 gramos de piel, debido a que pasamos 1/3 de nuestras vidas durmiendo, una buena parte de nuestra piel permanece en el colchón. Con el tiempo esto puede crear un caldo de cultivo para las bacterias en el lugar donde duermes. ¡Es hora de un nuevo comienzo!